Carlos Palomeque y la escuela laboralista de Salamanca

cartel-seminario-sobre-la-obra-juridica-de-carlos-palomeque

El pasado viernes 25 de noviembre tuvo lugar en Salamanca un acontecimiento académico singular. Se trató, como seguramente saben muchos de los amigos de este cuaderno de notas, de la celebración del Seminario sobre la obra jurídica del profesor Manuel Carlos Palomeque López, organizado por sus discípulos de las Universidades de Salamanca, La Laguna y Pública de Navarra con ocasión de su paso a la condición de profesor emérito de la primera.

¿Por qué organizar un seminario académico sobre la obra de nuestro maestro en lugar de un acto de homenaje en el que se destaquen sus muchas cualidades personales y profesionales, como es habitual que se haga en una ocasión tan señalada como esa?

En el discurso de presentación del Seminario, que tuve el honor de pronunciar entonces, encontrarán ustedes, queridos amigos, las razones que lo explican.

Los dejo, pues, con el texto.

Más abajo encontrarán la cobertura audiovisual que dio la Universidad de Salamanca al Seminario y el programa del mismo, para el cual tuvimos la satisfacción de contar conla participación de muy destacados exponentes del laboralismo español, europeo y americano.

Señor Rector Magnífico de la Universidad de Salamanca, señor Alcalde de Salamanca, Señora Directora General de Trabajo y Prevención de Riesgos Laborales de la Junta de Castilla y León, distinguidas autoridades académicas, estimados profesores y profesoras, amigos y amigas, querida María Emilia, querido Carlos:

Permitanme que consuma unos minutos del precioso tiempo de este Seminario en presentar ante ustedes el especial sentido que este tiene. La razón por la que no se trata de un acto de homenaje similar a tantos otros a los que hemos podido asistir en el pasado.

Muchas veces me he preguntado qué es lo que hace que una escuela de pensamiento, y en particular una escuela laboralista, pueda ser considerada verdaderamente tal. Desde luego, ni la confluencia de intereses en torno a un espacio de poder académico, ni la vocación de actuar colectivamente para conseguir más beneficios en el reparto de los presupuestos universitarios, justifican la atribución de tan noble denominación. Por el contrario, creo firmemente que, en la Universidad, sólo cabe hablar de una escuela cuando los que la integran comparten una visión común y original sobre el fundamento de la disciplina científica que cultivan y el método a partir del cual es posible aproximarse a su conocimiento, enseñanza y aplicación.

Pues bien, si lo anterior es correcto, no parece que sean demasiados los núcleos de trabajo que actúan en nuestro espacio académico que merecen ser calificados como escuelas. Yo tengo, nosotros tenemos, la inmensa satisfacción de pertenecer a uno de ellos: la escuela laboralista construida en la Universidad de Salamanca, la Universidad de La Laguna y la Universidad Pública de Navarra en torno a la figura y la obra del profesor Manuel Carlos Palomeque López.

¿Por qué creo que es posible reclamar para nosotros la calificación, tan esquiva, de escuela laboralista?

La respuesta se encuentra, en mi opinión, en la comprensión original, materialista y crítica a la vez, del ser de nuestra disciplina, su función social y nuestro papel como juristas que le sirve de soporte. Una comprensión que no es fruto de una labor colectiva, sino del esfuerzo y la reflexión de una sola persona. Del maestro de todos los que la integramos: el profesor Carlos Palomeque.

Más allá de sus múltiples aportaciones singulares, todas de relieve, lo que hace especial y única la obra de Carlos Palomeque es la aportación de una explicación original del fundamento, la razón de ser o función histórica del Derecho del Trabajo, vinculada de manera directa con los acontecimientos que se sitúan en su origen y, en particular con la puesta en marcha de una singular operación política de legitimación del sistema social y económico dirigida a conseguir la integración del conflicto nuclear de intereses entre capital y trabajo asalariado mediante la construcción de soluciones normativas encaminadas a la consecución de un equilibrio estructural entre la preservación en manos de los empresarios de los poderes precisos para la explotación de la fuerza de trabajo y la tutela de la posición de los trabajadores asalariados sometidos a ellos.

Naturalmente, si el Derecho del Trabajo es “un hecho político- social ligado a la estructura que lo produce”, en palabras del propio Carlos Palomeque, la “indagación científica de sus términos” debe orientarse hacia “la adquisición del conocimiento jurídico-laboral en su contexto socio-histórico sustancial”. Una tarea indispensable que comporta una vía metodológica plural de aproximación a la disciplina, basada en un “triple canal sucesivo” de recopilación de información: la suministrada por las normas laborales y las categorías técnicas elaboradas a partir de ellas, la proporcionada por las circunstancias políticas, económicas y sociales que a ellas subyacen y la determinada por los valores que deben realizarse a través de la normatividad, recogidos en la Constitución.

El resultado es, así, una visión holística, poliédrica o total de las instituciones jurídico-laborales, basada en la combinación de tres perspectivas complementarias de análisis: la de su validez, la de su eficacia y la de su legitimidad.

Por supuesto, a este completo planteamiento subyace una visión del papel del jurista del trabajo como algo más que un “triste técnico neutro”, cuya función se limita a dar coherencia a la voluntad política manifestada a través del Derecho positivo. Más bien como un “sujeto crítico”, al que corresponde también el análisis de la legitimidad de los intereses protegidos por las normas, la valoración de su efectividad y la propuesta de nuevas soluciones y modelos normativos.

El pensamiento de Carlos Palomeque aporta, de este modo, una novedosa y lúcida perspectiva sobre la esencia de nuestra disciplina, la manera más adecuada de acceder su conocimiento y nuestro propio rol como juristas del trabajo.

Que sus discípulos hayamos decidido organizar este Seminario sobre su obra con ocasión de su paso a la condición de profesor emérito constituye, de este modo, un más que justificado reconocimiento a quien ha sabido ver más allá de las constantes mutaciones a las que el Derecho del Trabajo está sometido, para ofrecer una convincente explicación de conjunto de todas ellas.

Un privilegio que se encuentra solo al alcance de las mentes elevadas y los espíritus con altura de miras.

Pero no solamente. Es honrar a nuestro maestro siendo coherentes con aquello que nos enseñó y está en la esencia de su pensamiento y su praxis: la reflexión, el debate y la crítica. Reflexionando y debatiendo, una vez más, con él, pero no entre nosotros, sino en compañía de muy destacados juristas, españoles, europeos y americanos sobre su obra y su pensamiento jurídico singulares, lo mucho que han contribuido a la comprensión del ser de nuestra disciplina y la conformación de sus instituciones nucleares y lo mucho que están en condiciones de aportar para la construcción de un Derecho del Trabajo fiel a sus raíces, pero abierto al cambio y con vocación de futuro.

La estructura de este seminario responde con fidelidad a este propósito. Comenzando por su conferencia inaugural, cuyo objetivo es ofrecer una aproximación de conjunto al pensamiento jurídico del maestro, que sirva de marco para el análisis, en tres mesas de expertos, presentadas y moderadas por discípulos suyos, de los que constituyen los tres ejes fundamentales de su obra científica: “La razón de ser o función histórica del Derecho del Trabajo”, “Los derechos fundamentales laborales específicos e inespecíficos” y “La construcción del Derecho Sindical”.  Y cerrando la jornada con una conferencia de clausura, dirigida a hacer un balance de su contribución a la construcción del Derecho del Trabajo en España.

No es poco, desde luego, para un solo día, más aún cuando contamos con la generosa participación en este Seminario de muy destacados juristas procedentes de las dos orillas de ese océano inmenso que nos une y de cuatro países europeos. Y, por supuesto, con dos conferenciantes de excepción. Nada menos que los profesores María Emilia Casas Baamonde y Luis Enrique de la Villa Gil.

Nadie como ellos conoce el pensamiento del maestro y las condiciones dentro de las cuales se gestaron sus más relevantes aportaciones. Y nadie como ellos esta, por supuesto, en condiciones de valorar, desde el cariño inmenso pero también desde la objetividad, el papel que Carlos Palomeque ha ocupado en esa aventura irrepetible que, para los juristas del trabajo de su generación, supuso reconstruir desde sus bases el Derecho del Trabajo en España.

Nuestra gratitud infinita a todos nuestros ilustres invitados, por haber venido a Salamanca, en algunos casos desde muy lejos, para participar en este Seminario de homenaje a nuestro querido maestro.

Nuestras labores se iniciarán con una conferencia inaugural a cargo de la profesora María Emilia Casas Baamonde sobre “El pensamiento jurídico del profesor Manuel Carlos Palomeque López”. Permitanme por ello que concluya esta intervención con unas palabras sobre ella.

María Emilia Casas es, desde luego, portadora de una obra científica de la máxima excelencia y de una trayectoria institucional del mayor relieve. Continuadora directa de la obra del maestro Manuel Alonso Olea, fue la primera Catedrática de Derecho del Trabajo en España. Y se ha desempeñado, además, como magistrada primero y presidenta después del Tribunal Constitucional, en una etapa especialmente fértil y a la vez compleja del devenir de este.

En esta trayectoria destaca su profunda y perenne amistad con Carlos Palomeque, que se ha extendido a lo largo de más de 40 años. Y de la cual han emergido resultados científicos de gran relieve, compartidos por ambos al calor de la amistad, la lealtad y la confianza mutuas.

A María Emilia la encontramos presente ya en las primeras actividades organizadas por Carlos Palomeque en Salamanca, los muy recordados cursos de verano de principios de los años ochenta, que fueron el germen de la formación de nuestra escuela y el espacio desde el que muchos de los, por entonces, jóvenes talentos de nuestro mundo universitario se aproximaron a ella. Desde entonces nos ha acompañado siempre, con su magisterio y su ejemplo, en una fértil alianza que el tiempo no ha hecho más que fortalecer. Y que permite que la consideremos también como maestra nuestra. De allí que no hayamos dudado un instante en proponerle que imparta la conferencia inaugural de este Seminario.

Dejo, pues, con todos ustedes en el uso de la palabra a la profesora María Emilia Casas Baamonde.

Muchas gracias

NORM_Palom-9147.jpg

La cobertura audiovisual del Seminario puede verse desde el siguiente enlace:

http://saladeprensa.usal.es/atom/102576

El programa del Seminario sobre la obra jurídica del profesor Manuel Carlos Palomeque López puede verse desde el siguiente enlace:

diptico-seminario-sobre-la-obra-de-carlos-palomeque

 

La 40ª edición de los Cursos de Especialización en Derecho de la Universidad de Salamanca

usal

Solo un motivo especial peso como este podía interrumpir el obligado receso de esta bitácora, de cuyos motivos me comprometo a dar cuenta a sus amigos en fechas cercanas. Se aproxima la siguiente edición de los Cursos de Especialización en Derecho de la Universidad de Salamanca y creo que es obligado que cumpla con invitarlos a participar en esta actividad, tan querida para  nosotros y a la vez de tanta trascendencia. Comparto con todos pues la nota de presentación que preparé para la edición anterior y que sigue reflejando el espíritu de estos cursos. La nota termina con un guiño a dos queridos colegas y amigos que nos acompañaron no hace mucho tiempo en estos cursos.

Han pasado casi cinco siglos desde que la Universidad de Salamanca protagonizara la que ha sido calificada como la mayor proyección de una universidad que se haya visto en la Historia. Testimonio vivo de este proceso son las diversas universidades americanas que, aun en nuestros días, exhiben como una de sus señas de identidad haber sido fundadas como las primeras de sus respectivos territorios siguiendo el modelo y los estatutos de la Universidad de Salamanca.

Este proceso no marcó, sin embargo, el destino de las universidades “hijas de Salamanca”, sino también a esta misma, imprimiéndole una vocación y un sentido de su misión que se mantienen hasta nuestros días.

Son muchas las manifestaciones de este destino manifiestamente americanista que inspiró y sigue inspirando el quehacer de nuestra Universidad. Varias de ellas, por cierto, muy conocidas por los tenaces amigos de esta bitácora, en tanto que están referidas a las actividades de nuestro equipo de laboralistas.

Entre ellas ocupa un lugar especial nuestro curso sobre “Problemas actuales de Derecho del Trabajo y derechos fundamentales”, que una vez más incluimos dentro de la oferta formativa de los Cursos de Especialización en Derecho de la Universidad de Salamanca, cuya 40ª Edición se celebrará en Salamanca entre los días 16 de enero y 1 de febrero de 2016.

El objeto de este curso es, lo reiteraré una vez más, ofrecer a los profesionales del Derecho del Trabajo de los distintos países americanos una visión panorámica de las más relevantes líneas de transformación de los modernos ordenamientos laborales, articulada alrededor de once ejes temáticos distintos que recorren todas las dimensiones institucionales, individuales y colectivas, de nuestra disciplina, tanto en el plano interno como en el internacional, aportando siempre una visión comparada y un método de aproximación interdisciplinar a los problemas que constituye una de las características más señaladas de la aproximación al Derecho del Trabajo cultivada por los juristas del trabajo de la Universidad de Salamanca. Por lo demás, el diseño del curso contempla en su parte final un tratamiento más detenido de una de las transformaciones más notables de los modernos ordenamientos laborales, cuyos alcances se encuentran en buena medida aún por construir, como es la relativa a la proyección de los derechos constitucionales de titularidad general o “inespecífica” sobre las relaciones de trabajo.

Para el autor de este blog constituye una gran satisfacción poder invitar a sus lectores, un año más, a participar de tan querida y provechosa actividad.

El programa del Curso “Problemas actuales del Derecho del Trabajo y derechos fundamentales” puede ser descargado desde el siguiente enlace:

https://fundacion.usal.es/ced/problemas-actuales-de-derecho-del-trabajo-y-derechos-fundamentales

El folleto informativo de los Cursos de Especialización en Derecho de la Universidad de Salamanca puede ser descargado desde el siguiente enlace:

https://fundacion.usal.es/ced/cursos-de-especializacion-en-derecho-de-la-universidad-de-salamanca/informacion-general/folleto-informativo

Para más información:

Contacto

FUNDACIÓN GENERAL DE LA UNIVERSIDAD

Cursos de Especialización en Derecho
C/ Fonseca 2, 1ª Planta
(37002) Salamanca (España)
Tel. +34 923 294 679
Fax +34 923 294 702
E-mail: fundacion.postgrado@usal.es

enero-2015

 

LABOREM 17 y los desafíos del contrato de trabajo en el siglo XXI

Caratula Laborem 17

Si cada época viene con su afán, el de la que atraviesa actualmente el contrato de trabajo no parece ser continuar ese inacabable y a la postre estéril proceso de cuestionamiento de su objeto y los instrumentos que han servido para definirlo que consumió las energías de buena parte de los laboralistas a lo largo casi todo el siglo siglo XX.

Frente a ello, los desafíos que el nuevo siglo ha traído al contrato de trabajo son diversos y tienen que ver, antes que con pretendidas o reales mutaciones en la forma tipo propia del trabajo asalariado, con la necesidad de adaptar su contenido y regulación al nuevo contexto en el que ha de desenvolverse.

La cara más conocida de  ellos está representada por la cada vez más evidente presión que los cambios operados en las formas tradicionales de desarrollar las actividades económicas, competir en los mercados y gobernar la empresa están ejerciendo en favor de la consideración de los factores de orden económico y productivo a la hora de construir su régimen regulador.

A su lado debe contarse también, de todas formas, la influencia que vienen ejerciendo sobre el mismo cambios operados al interior del propio ordenamiento jurídico, los cuales apuntan en una dirección no necesariamente coincidente con los anteriores. En particular, la cada vez más intensa preocupación por la vigencia de los derechos fundamentales garantizados por las normas constitucionales en el interior de las empresas, así como por la garantía del respeto de la esfera privada del trabajador.

Estos son, como salta a la vista, movimientos contradictorios en cuanto a sus motivaciones últimas, que reflejan a la perfección la riqueza y complejidad de las sociedades modernas, los cuales plantean a nuestra disciplina importantes desafíos.

¿Cómo vienen respondiendo a ellos los ordenamientos laborales a estos imperativos? ¿Es posible llevar a cabo una regulación de las relaciones laborales que, sin descuidar el primero, sea capaz de atender también al segundo?

A esta apasionante problemática está dedicado el número 17 de la revista Laborem, editada por la Sociedad Peruana de Derecho del Trabajo, dedicado monográficamente, bajo la dirección del profesor Guillermo Boza y quien esto escribe, al presentar las ponencias del III Curso de Estudios Avanzados en Derecho Social, agrupadas bajo el título de “El contrato de trabajo frente a las transformaciones económicas, sociales y productivas”.

Me complace compartir ahora con los fieles amigos de esta bitácora, que ha permanecido en dique seco casi un mes debido a los afanes administrativos en los que se ha visto envuelto su autor, el texto completo de Laborem 17, a través del enlace a la página de la Sociedad Peruana de Derecho del Trabajo que se reproduce a continuación:

http://www.spdtss.org.pe/todas-las-publicaciones.php?cat=2

El fujimorismo y la precarización del trabajo en el Perú

marchacontrakeiko_efe01062016

Hoy como cinco años atrás se hace necesario que los laboralistas comprometidos con la democracia y el sistema de valores y derechos que esta encarna nos pronunciemos sobre el serio peligro que para ambos supondría el triunfo en las elecciones generales que se celebrarán mañana en el Perú de la opción representada por los continuadores de quienes arrebataron ambos a los trabajadores y los ciudadanos en los años noventa.

Por eso me apresuro en compartir con los amigos de este cuaderno de notas un comunicado que está circulando entre los laboralistas peruanos al que he manifestado mi adhesión.

El fujimorismo y la precarización del trabajo

El trabajo es el más importante medio de generación de ingresos, fuente principal de creación de riqueza, y actividad a la que dedicamos la mayor parte de nuestras vidas. Sin embargo, el trabajo no solamente tiene una dimensión económica, sino que además puede y debe ser un medio para acceder a una vida digna, con el respeto de nuestros derechos, y forma de realización humana.

En la actual coyuntura electoral, es importante recordar que durante la década fujimorista se implementó de manera autoritaria una reforma que precarizó las condiciones de trabajo de millones de peruanos. El fujimorismo, con el falso argumento de generar más puestos de trabajo, amplió las posibilidades de contratar temporalmente, permitió jornadas extensas, y facilitó el despido individual y colectivo. A causa de ello, actualmente, dos de cada tres trabajadores peruanos son contratados
temporalmente, y uno de cada tres trabaja más de 50 horas a la semana, en la mayoría de casos sin el pago correspondiente.

El fujimorismo creó la figura legal del despido arbitrario limitando el derecho a la reposición, y afectando la vida y dignidad de millones de peruanos. La regulación del despido arbitrario afectó y afecta más gravemente a aquellas personas que requieren de protección especial: mujeres embarazadas, personas con discapacidad, adultos mayores sin derecho a pensión, entre otros.

El fujimorismo, implementó mecanismos de “formación laboral” que permiten hasta el día de hoy el trabajo juvenil sin derechos laborales ni protección adecuada. Asimismo, limitó abusivamente la actividad de los sindicatos. Se denunciaron a nivel internacional más de 2,600 despidos antisindicales, y la tasa de afiliación sindical cayo de 22% (1990) a alrededor del 5% (2014).

El fujimorismo debilitó el Ministerio de Trabajo en su presupuesto y competencias. La mayoría de servidores estatales, entre ellos los propios inspectores de trabajo, no tenían reconocidos sus derechos laborales. La dictadura fujimorista, en sus últimos años, inclusive intento eliminar el propio Ministerio de Trabajo y convertirlo en una sala laboral del Poder Judicial o hasta que el Ministerio de la Producción asuma sus
competencias.

El fujimorismo, impuso el régimen de AFP, generando grandes ganancias para sus propietarios vinculados al sector financiero (dueños de bancos y compañías de seguros), y perjudicando a miles de adultos mayores y jubilados. Funcionarios fujimoristas de alto nivel como de su ministro de economía (Boloña) se beneficiaron directamente con la creación de las AFP. En la actualidad solamente uno de cada tres adultos mayores accede a una pensión (en un monto insuficiente), y la reciente Ley de
retiro voluntario de fondos es una muestra del fracaso de este sistema.

Una causa importante de que el crecimiento económico no beneficie a la mayoría de los peruanos reside en que la negociación colectiva es muy limitada o inexistente, y la seguridad social no cumple su efecto redistributivo sino que esta construida como un negocio privado. La situación actual de la regulación laboral y la crisis de la seguridad social son herencia de las reformas fujimoristas.

El fujimorismo lleva entre sus filas a personajes que recuerdan y  representan las épocas más oscuras para los trabajadores. Es conocido que su candidato a primer vicepresidente (Chlimper) manifestó públicamente que debería intervenirse de manera violenta en una huelga, y que su candidata presidencial (Keiko Fujimori) se ha reunido con el representante de una red mafiosa acusada de asesinar a dirigentes
sindicales del sector construcción.

Ante ello, y por el grave riesgo que representa para los ciudadanos y trabajadores peruanos, consideramos necesario cerrar el paso al Fujimorismo. Somos conscientes de que la propuesta de PPK se inscribe dentro del liberalismo económico que se implantó en nuestro país en la década de los 90. Sin embargo, también lo somos sobre los gravísimos riesgos que implica un triunfo del Fujimorismo respecto de la concentración de poderes, las graves sospechas de alianzas con la corrupción y el narcotráfico, así como la irreparable afectación para la memoria histórica y dignidad de los peruanos. Por ello, afirmamos un voto en defensa de la democracia, la memoria y la dignidad.

 

TRABAJO Y DERECHO núm. 17 y el impacto laboral de las redes de empresas

0001

El número 17 de TRABAJO Y DERECHO, correspondiente al mes de mayo de 2016, da cuenta en su columna de Opinión del impacto que sobre el contexto al que han de ser aplicadas las normas e instituciones jurídico-laborales está teniendo la emergencia de nuevas formas de organización empresarial fruto de la desintegración de la tradicional empresa de estructura vertical y su sustitución por fórmulas variadas de cooperación contractual entre organizaciones productivas independientes entre sí desde el punto de vista jurídico.

Este es un fenómeno al que se ha prestado atención sobre todo en lo que a su manifestación más espectacular se refiere, representada por los grupos de empresas, pero que encuentra formas de expresión muy diversas, todas basadas en la creación de una estructura en forma de red para la puesta en ejecución de un proceso productivo hasta no mucho tiempo antes realizado de forma unitaria por un solo sujeto y ahora fragmentado.

La descrita es una realidad no contemplada por las normas laborales, construidas a imagen y semejanza de la empresa fordista, pero que sin embargo está en condiciones de desplegar un impacto cierto sobre cuestiones de tanta relevancia como las vinculadas a la identificación del sujeto empleador, la determinación de la duración y el propio contenido de los contratos de trabajo de quienes colaboran en esta clase de proyectos, las condiciones de seguridad y salud en el trabajo o el ejercicio de los derechos colectivos de libre sindicación, negociación colectiva y huelga.

De hecho, aunque de momento de forma muy elemental, vienen construyéndose ya respuestas desde el propio marco del Derecho del Trabajo, al menos en España, con el objetivo de hacer frente a tales efectos, tanto a nivel jurisprudencial como incluso legislativo.

De todo ello da cuenta la referida columna de Opinión, titulada ¿Hacia un Derecho del  Trabajo de las redes empresariales?, que me satisface mucho poner a disposición de los pacientes amigos de esta bitácora, junto a la cubierta y el sumario del número 17 de Trabajo y Derecho, actualmente en circulación.

El tema tiene, en todo caso, un amplio recorrido y será objeto de la atención preferente de quien esto escribe en la próxima etapa, al haber conseguido el Proyecto de Investigación “Impacto laboral de las redes empresariales”, cuya dirección comparto con el profesor Juan Bautista Vivero Serrano, el patrocinio del Ministerio de Economía y Competitividad en la última convocatoria de financiación de proyectos de investigación de excelencia.

La cubierta, el sumario del número 17 de TRABAJO Y DERECHO, así como la columna de Opinión de Wilfredo Sanguineti titulada “¿Hacia un Derecho del Trabajo de las redes empresariales?” pueden ser descargados desde el siguiente enlace:

TyD_17_mayo_2016-Cubierta-sumario-opinion

Un nuevo acuerdo IndustriALL-Inditex sobre “expertos sindicales”

Zara_inditex

Es constante el debate sobre las condiciones laborales en la industria mundial de la confección y el papel de las grandes marcas, entre ellas varias españolas.

Una característica muy llamativa del mismo, al menos para quien esto escribe, es la total falta de contacto entre las acciones de denuncia, que discurren por una senda, y las actuaciones de desde el sindicalismo organizado a escala transnacional se vienen poniendo en marcha, como no podía ser de otro modo en permanente negociación con las casas matrices de lideran las cadenas de producción, para intentar garantizar el respeto de los derechos laborales fundamentales y conseguir mejoras en las condiciones laborales de los trabajadores de los países hacia los que se han desplazado los procesos de fabricación.

Es como si estos esfuerzos, antes que insuficientes, cosa que quizá pudiera ocurrir, no existiesen. O se los considerase no dignos siquiera de ser tenidos en cuenta.

El caso es que existen y constituyen además lo único, al margen de la mera denuncia, que se viene haciendo de manera efectiva para afrontar el problema.

Una muestra de ello es, precisamente, el reciente Contrato Marco de Expertos Sindicales, suscrito entre IndustriALL e Inditex para implementar los sistemas de vigilancia de la aplicación del código de conducta de dicha compañía pactados entre ambos en sus acuerdos marco internacionales de 2007 y 2014 y sus protocolos de aplicación.

Comparto con los tenaces amigos de este cuaderno de notas el texto de dicho instrumento, al que accedo a través de mi apreciado amigo Isidor Boix, así como el comunicado a través del cual se informa de su suscripción.

Vale la pena echarles al menos una ojeada.

El “Contrato marco de expertos sindicales” suscrito por IndustriALL e Inditex puede ser descargado desde el siguiente enlace:

Contrato_Marco_Expertos_Sindicales_Inditex

El comuniado de la Secretaria Internacional de CC.OO. Industria sobre este acuerdo puede ser descargado desde el siguiente enlace:

COMUNICADO – Contrato marco de expertos sindicales – Inditex – 26-4-2016

Una nueva cita en Lima: el IV CEADS sobre “Nuevos mecanismos de presión y solución de conflictos laborales”

cartel IV CEADS

Un año más, el cuarto ya, la Pontificia Universidad Católica del Perú y la Universidad de Salamanca se dan la mano a través de sus escuelas de Derecho del Trabajo a través de una actividad única, como es el IV Curso Internacional de Estudios Avanzados en Derecho Social, cuya edición correspondiente a 2016 se celebrará en la sede de la primera entre los días 9 y 20 de mayo próximos.

No hace falta que recuerde a quienes tienen la amabilidad de seguir este epistolario abierto las características de este curso, en el que nos damos cita y compartimos reflexiones académicos y profesionales de nuestras dos casas de estudios, junto a destacados profesionales e invitados de nuestro medio.

Si acaso destacar el tema de singular interés y actualidad que será objeto de tratamiento este año, que lleva el rótulo de “Nuevos mecanismos de presión y solución de conflictos laborales”. Y también, como novedades, la programación de dos talleres prácticos, uno sobre litigación oral y otro sobre inspecciones laborales, y una mesa redonda con expertos y agentes sociales sobre la candente problemática examinada.

Por supuesto, nos acompañará este año también el profesor Carlos Palomeque al lado de un servidor, además de la profesora de la Universidad de Salamanca María José Nevado Fernández y los profesores Miguel Canessa y David Campana, viejos colegas y amigos integrantes también de nuestra escuela laboralista.

Por supuesto, es para mi una satisfacción poder invitar a los amigos de esta página virtual a participar en esta actividad, tan querida como, estamos convencidos de ello, especialmente útil para todos los que tengan interés en acercarse desde el rigor académico a las más actuales líneas de tendencia de nuestros ordenamientos laborales.

Para más información pueden dirigirse a:

mdtss@pup.pe  /  Teléfono 626 2000 anexo 5674

Link directo para la inscripción:

https://eros.pucp.edu.pe/pucp/procinsc/piwinsrp/piwinsrp;jsessionid=00006T6gg0Fh3VpJyiVTY_RoqKb:198di2cih?accion=Inscripcion&tp=049&id=1715&a=&l=&cis=&on=&lp=

A CONTINUACIÓN EL PROGRAMA DEL CURSO:

PROGRAMA IV CEADS_Página_1PROGRAMA IV CEADS_Página_2PROGRAMA IV CEADS_Página_3

Derechos fundamentales y poderes empresariales: ¿Quo vadis TC? (II) Escribe Juan Bautista Vivero

DIEFO-RIVERA- MURALES PALACIO NACIONAL - Detalle

Me sirvo de la primicia de una nota que se publicará próximamente como parte de las reseñas de jurisprudencia del número 17 de Trabajo y Derecho, amablemente cedida por mi querido colega y amigo Juan Bautista Vivero Serrano, para compartir con los tenaces amigos de este cuaderno de notas mi sorpresa y a la vez mi insatisfacción por la deriva que viene adoptando la jurisprudencia del Tribunal Constitucional en una materia tan delicada como cercana al corazón de su función garantista, como es la relativa a la protección de los derechos fundamentales de la persona en el ámbito de las relaciones de trabajo.

No es que el criterio mantenido por todas las resoluciones del Tribunal Constitucional deba ser compartido por quien esto escribe. Los jueces constitucionales son ellos y no un servidor. Lo que sí creo debe exigirse a este órgano es, al menos,  transparencia a la hora de cambiar de criterio y rigor jurídico en la fundamentación de su nueva doctrina.

Nada de ello podrán encontrar, lastimosamente, los lectores de este cuaderno de notas en la reciente STC 39/2016, de 3 de marzo, ya que esta se aparta de manera no dudosa del criterio mantenido por la STC 29/2913, de 11 de febrero, en un caso de instalación de cámaras de video vigilancia en un centro de trabajo sin apenas indicarlo. Y lo hace además recurriendo a una banalizacion del deber de información previa al trabajador sobre el empleo de los datos personales a obtener y a una evidente desnaturalización del test de proporcionalidad, que se presenta una vez más, antes que como un método de análisis riguroso, como un fácil expediente para justificar una decisión que parecía haber sido adoptada de antemano.

Pero dejemos hablar al profesor Vivero y a la propia sentencia. Pasen ustedes y lean, como suele decir otro apreciado colega …

TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

 VIGILANCIA Y CONTROL DE LOS TRABAJADORES MEDIANTE CÁMARAS DE VIDEO: no lesiona el derecho fundamental a la protección de datos de carácter personal la instalación de una cámara de videovigilancia sin el consentimiento expreso de la trabajadora despedida y sin información previa específica e individualizada, bastando con la exposición en el escaparate de la tienda del distintivo genérico dirigido al público “zona videovigilada”. Modificación de la doctrina fijada en la STC 29/2013.

 STC (Pleno) 39/2016, de 3 de marzo. Ponente: Encarnación Roca Trías. Votos particulares.

Déjà vu. Empieza a repetirse la misma historia de pronunciamientos importantes del Tribunal Constitucional en materia laboral, que rompen con la doctrina previa, aunque de forma un tanto solapada, y que presentan votos particulares discrepantes. Es, sin duda, el caso de la presente sentencia.

Aborda el Tribunal Constitucional de nuevo un caso de vigilancia y control de los trabajadores a través de la instalación de una cámara de video no consentida expresamente por los mismos. También en este caso el telón de fondo es la validez o no de la prueba utilizada por el empresario en el correspondiente proceso judicial por despido disciplinario. Y los derechos fundamentales del trabajador en liza, el derecho a la intimidad del artículo 18.1 CE y, sobre todo, el derecho a la protección de datos de carácter personal del artículo 18.4 CE. Un caso con similitudes, aunque con algunas diferencias relevantes, al resuelto por la relativamente reciente STC 29/2013, de 11 de febrero, si bien se adelanta ya que con un criterio bien distinto, lo que provoca la presentación de dos votos particulares discrepantes, uno principal de los magistrados Valdés Dal-Re y Asúa Batarrita, y otro complementario del magistrado Xiol Ríos.

Para el Tribunal Constitucional la clave está, en lo que al derecho fundamental a la autodeterminación informativa se refiere (art. 18.4 CE), en los artículos 5 y 6 de la Ley Orgánica 15/1999, de protección de datos de carácter personal (LOPD). Por lo pronto, y sin que esto sea novedoso, no era necesario que la instalación de la cámara de videovigilancia contara con el consentimiento expreso de la trabajadora despedida, a tenor de lo dispuesto en el artículo 6.2 LOPD, que incluye entre las excepciones al principio general del consentimiento la existencia de un contrato laboral entre las partes para cuyo mantenimiento o cumplimiento sea relevante la captación y el tratamiento de los datos personales, de la imagen en el caso de autos.

En cambio, el deber de información previa sobre el uso y destino de los datos personales (la imagen en el caso de autos) debe necesariamente cumplirse al integrar el contenido esencial del derecho fundamental a la autodeterminación informativa. La cuestión es cómo debe ser esa información previa. Mientras la STC 29/2013 había apostado por una información específica e individualizada, dirigida a los trabajadores, la presente sentencia se conforma con una información genérica, dirigida al público en general, la de “zona videovigilada” prevista por la Instrucción 1/2006, de 8 de noviembre, de la Agencia Española de Protección de Datos, «{…} sin que haya que especificar, más allá de la mera vigilancia, la finalidad exacta que se le ha asignado a ese control» (F. J. 4). De manera que al haber colocado el empresario (Bershka España, S. A.) perteneciente al grupo Inditex el distintivo genérico “zona videovigilada” en el escaparate de la tienda, no habría lesionado en modo alguno el derecho fundamental de la trabajadora despedida a la protección de sus datos de carácter personal.

No comparte este comentarista la nueva doctrina sentada por el Tribunal Constitucional, fundamentalmente por la razón apuntada por el voto particular del magistrado Xiol Ríos, a saber, la exigencia de que la información previa a que se refiere el artículo 5 LOPD tenga por destinatarios a los interesados, no siendo ni mucho menos los trabajadores los destinatarios naturales del distintivo genérico “zona videovigilada”, siéndolo más bien los clientes de la tienda. Y al igual que el citado magistrado podría llegar a aceptar limitaciones del derecho fundamental del artículo 18.4 CE para supuestos como el de autos, con sospechas fundadas de apropiación indebida del dinero recaudado por parte de algún trabajador, si bien eso exigiría un camino metodológico distinto y casuístico, el de la superación o no del principio de proporcionalidad como principal límite de los límites de los derechos fundamentales. Camino curiosamente emprendido por la presente sentencia, si bien interrumpido abruptamente para transitar  después por el mucho más peligroso, por genérico, camino de la interpretación de la legalidad ordinaria (art. 5 LOPD), del tipo de información previa a facilitar a los trabajadores afectados por sistemas de videovigilancia.

Para finalizar, menor interés tiene la última parte de la sentencia (F. J. 5), relativa al análisis del caso concreto desde la perspectiva del derecho fundamental de la trabajadora a la intimidad (art. 18.1 CE). Aquí sí aplica el alto tribunal el principio de proporcionalidad a la hora de considerar justificada, idónea, necesaria y proporcionada la medida empresarial de exclusiva videovigilancia del uso de la caja registradora por parte de los trabajadores.

La STC 39/2016, de 3 de marzo, puede ser descargada desde el siguiente enlace:

STC 39-2016 – VIDEOVIGILANCIA NO INFORMADA DE FORMA ESPECÍFICA NI CONSENTIDA POR EL TRABAJADOR

La formalización del empleo como problema político

Palacio nacional Diego Rivera 1

En esta semana repleta de acontecimientos políticos en las dos orillas entre las que  se reparte mi quehacer y corazón iulaboralista, creo que no es mala idea compartir con los amigos de este cuaderno de notas algunas reflexiones sobre la naturaleza del problema de la formalización del empleo que en muchas ocasiones se olvidan en el marco del debate sobre esta trascendental cuestión. Por cierto, tanto en una como en la otra.

Estas versan,  como podrán comprobar si tienen la paciencia de revisar el texto adjunto, que recoge el contenido de mi intervención en el II Congreso Mundial de Derecho del Trabajo, Seguridad Social y Productividad celebrado en Chihuaua (México) el pasado mes de febrero, sobre su ineludible naturaleza política, tanto en lo que se refiere a sus efectos como a la construcción de estrategias y actuaciones dirigidas a hacerle frente.

Lo primero en la medida en que, cuando es involuntaria, la informalidad laboral supone para quienes la padecen una devaluación de su condición de ciudadanos, ya que los priva de buena parte de los derechos que contribuyen a definirla. Y lo segundo en tanto que el diseño de las políticas públicas de lucha contra el empleo irregular se encuentra decisivamente condicionado por la visión que se tenga del fenómeno regulatorio que a través de este se busca eludir, en consonancia con la singular opción política e ideológica de quienes han de ponerlas en marcha.

Por decirlo en pocas palabras: si los impulsores dichas políticas piensan que la economía informal es en realidad economía de mercado que emerge frente a la tiranía de las reglas, a lo que se apuntarán será, no a acabar con ella, sino con las reglas. El resultado es conocido: un mantenimiento puramente formal debido a imperativos constitucionales o compromisos internacionales de una legislación laboral y de protección social recortada e ineficaz, cuyo cumplimiento además no se exige  con rigor porque no se cree en ella. Poco importará que las evidencias demuestren precisamente lo contrario, también en ambas orillas del Atlántico. E incluso que estas apunten más bien a  existencia de una relación positiva, antes que negativa, entre protección y formalización del empleo.

El camino para avanzar hacia la formalización del empleo no parece, por ello, ser un camino imposible de recorrer. Como apunta la reciente y muy relevante Recomendación núm. 204 de la OIT, este requiere del diseño de estrategias integrales de combate contra el empleo irregular, basadas en la combinación de medidas preventivas, promotoras, de vigilancia y de sanción, económicas, administrativas, tributarias y laborales, todas las cuales deben ser elaboradas a partir de un diagnóstico  de su situación y características en cada país y sector de actividad y estar sometidas a evaluación periódica con el fin de promover su mejora.

Lo que ocurre es que, para avanzar en esta dirección se requiere una clara voluntad política de promover el cumplimiento de las normas laborales y de protección social, alimentada por la convicción de que estas cumplen un rol positivo al servicio de la inclusión social y la estabilización económica. Algo que tantos años de prédica neoliberal parecen haber conseguido poner en cuestión a ojos de muchos agentes políticos. No por fortuna de todos.

El texto de la intervención de Wilfredo Sanguineti “La formalización del empleo como problema político” puede ser descargado desde el siguiente enlace:

La formalización del empleo como problema politico-WSANGUINETI – 2016

El texto de la Recomendación núm. 204 de la OIT puede ser descargado desde el siguiente enlace:

OIT Recomendación núm 204 sobre la transición de la economía informal a la economía formal

La segunda edición del MÁSTER EN DERECHO DEL TRABAJO Y RELACIONES LABORALES de la Universidad de Salamanca

47 Derecho del Trabajo y RRLL Cartel A3-2

El pasado 1 de marzo se dio inicio a la fase de preinscripción de la segunda edición del Máster Universitario en Derecho del Trabajo y Relaciones Laborales de la Universidad de Salamanca, cuya impartición tendrá lugar a partir de la última semana del próximo mes de septiembre.

Esta propuesta formativa está dirigida a ofrecer a los profesionales del Derecho y las Relaciones Laborales un espacio de formación avanzada en el conocimiento del complejo y cambiante marco ordenador de las relaciones de trajo y la protección social, que les permita afrontar con herramientas suficientes los problemas que el desarrollo de sus actividades exige en la actualidad. Su perfil es, en este sentido, más uno de profundización en el conocimiento de los problemas asociados al funcionamiento de la institucional acotada por su objeto, que de iniciación a la práctica.

El diseño curricular del Máster consta de 60 créditos ECTS repartidos a lo largo de dos semestres. Los estudiantes deberán cursar en el primero cinco asignaturas obligatorias de 6 créditos, mientras que en el segundo seguirán dos obligatorias de 6 créditos, dos optativas de 3 (de las cuatro que se les ofrecerán), y deberán realizar un Trabajo Fin de Máster de 12 créditos.

El próximo curso ofrecemos un máximo de 30 plazas, dirigidas a profesionales que hayan cursado los grados o Licenciaturas en Derecho o Relaciones Laborales y Recursos Humanos, tanto en el marco del sistema universitario español como en otros países europeos o de América Latina. El plazo de preinscripción está abierto hasta el 12 de julio de 2016.

Para mayor información puede consultarse la siguiente dirección electrónica:

http://www.usal.es/webusal/node/48796/presentacion

O escribir a:

mastertrabajo@usal.es

El folleto informativo del Máster puede ser descargado desde el siguiente enlace:

Máster en Derecho del Trabajo y RRLL USAL folleto informativo – 2016-2017

A continuación se reproduce la parte de la memoria justificativa de este Máster dedicada a la fundamentación de su interés académico, científico y profesional, de forma que los amigos de este cuaderno de notas puedan conocer con mayor precisión el sentido de esta singular apuesta formativa:

EL MÁSTER OFICIAL EN DERECHO DEL TRABAJO Y RELACIONES LABORALES DE LA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA

El Máster Universitario en Derecho del Trabajo y Relaciones Laborales por la Universidad de Salamanca tiene como propósito la creación de un espacio académico para la formación especializada de alto nivel sobre las distintas variables que integran el marco regulador del mercado de trabajo, las relaciones laborales y la protección social.

En su origen se encuentra la necesidad de ofrecer una respuesta adecuada a la demanda de los graduados, tanto españoles como de otros Estados de nuestro entorno cultural, de ampliación de sus conocimientos sobre un ámbito de gran interés y marcada complejidad institucional como es el relativo a la ordenación jurídica de las relaciones de trabajo. Pero también el imperativo de satisfacer la necesidad social de formar operadores jurídicos dotados de las habilidades y competencias necesarias para enfocar críticamente los problemas que plantea dicha ordenación, detectando sus debilidades y ofreciendo soluciones que contribuyan a su superación.

El interés de la propuesta formativa que se formula reposa sobre los siguientes argumentos de orden académico, científico y profesional:

a. Interés académico y científico

En la actualidad no existe, ni en el ámbito de la Universidad de Salamanca ni en el de las Universidades españolas un título oficial orientado de manera específica a la enseñanza de nivel avanzado en el área jurídico-laboral.

El Máster Universitario en Derecho del Trabajo y Relaciones Laborales persigue colmar de manera eficaz esta laguna, ofreciendo un espacio académico adaptado a las necesidades de especialización, tanto de los graduados en Derecho como en Relaciones Laborales y Recursos Humanos.

Por lo demás, el estudio del marco regulador de las relaciones de trabajo y la protección social a través de una propuesta del tenor de la realizada reviste un interés científico evidente.

A dicho interés contribuye la relevancia que las instituciones propias del Derecho del Trabajo y la Seguridad Social poseen dentro de nuestro actual modelo de sociedad. Y también la complejidad que las caracteriza. A estos elementos es preciso sumar el carácter esencialmente dinámico y cambiante que esta disciplina ha demostrado poseer a lo largo de su historia, como consecuencia de la necesidad de adaptar sus contenidos a las transformaciones que se han ido produciendo en el contexto social, económico, tecnológico y productivo al que han de ser aplicados.

Esta es una necesidad que, aunque ha existido en todas las etapas, adquiere una particular intensidad en la actualidad, no solamente debido a la crisis económica, cuyas secuelas en materia de incremento de los índices de desempleo y deterioro de las condiciones laborales son conocidas, sino a la emergencia de cambios profundos en otros muchos ámbitos, cuyo impacto sobre el marco institucional de dicha disciplina se viene haciendo notar. Piénsese en fenómenos tan diversos y de tanto relieve como los relacionados con la cada vez más intensa influencia de los derechos, principios y valores consagrados por las normas constitucionales sobre la vida social, el impacto de la revolución tecnológica, así como de la transformación de los paradigmas de desarrollo de las actividades empresariales, sobre la configuración tradicional de las relaciones de trabajo, las mutaciones que están teniendo lugar en las relaciones colectivas de trabajo, y en particular en las actitudes de los sujetos colectivos y la dinámica de los conflictos, como consecuencia de la emergencia de un nuevo contexto económico y productivo, el surgimiento de actores e instrumentos nuevos encaminados a ordenar las relaciones de trabajo a escala transnacional o, en fin, en la consolidación del proceso de globalización económica, que actualmente puede considerarse irreversible.

Lo anterior supone que el estudio especializado del Derecho del Trabajo y la Seguridad Social no puede estar basado en la mera exposición lineal de los principales contenidos de las normas vigentes, mutables por su propia naturaleza, sino que ha de incorporar el análisis en profundidad del impacto que sobre el mismo están teniendo las transformaciones en curso. Así como la reflexión sobre los desafíos de futuro que las mismas plantean a los modernos ordenamientos laborales. Unas tareas para las cuales resulta indispensable, por cierto, abandonar la concepción cerrada e insular del Derecho postulada por las corrientes jurídicas tradicionales, sustituyéndola por una contemplación del mismo en estrecha relación con el sistema social en su conjunto y los distintos aspectos sociales, económicos, políticos e ideológicos que lo integran.

Esta justificación científica explica la estructura del programa formativo del Máster objeto de la presente propuesta, que abandona la pretensión presentar de forma secuencial los distintos componentes de dicha disciplina, para centrarse en el examen crítico de sus principales líneas de transformación. La visión que de tal modo se pretende ofrecer del ordenamiento laboral y de la Seguridad Social es una de carácter esencialmente dinámico, apta por su propia orientación para promover una aproximación al mismo crítica y abierta al cambio. Capaz, por tanto, de adaptarse a una realidad en constante transformación como es la laboral. Y de construir, en función de ello, propuestas para su mejora y reelaboración.

b. Interés profesional

Hoy en día el desarrollo de tareas y funciones jurídicas en el ámbito de las relaciones de trabajo y la protección social se presenta como un auténtico desafío para todos aquellos que pretenden aproximarse a ellas. El Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social constituye una disciplina jurídica autónoma, cuyos contenidos se encuentran sujetos a un proceso de constante cambio y revisión. Su correcto manejo requiere, por ello, de unos conocimientos profundos y especializados que no pueden improvisarse, ya que precisan del desarrollo de habilidades vinculadas no sólo con la aplicación de las normas vigentes, sino con su valoración y examen crítico a la luz de los permanentes cambios económicos y sociales.

El Máster Universitario en Derecho del Trabajo y Relaciones Laborales busca proporcionar a las competencias necesarias para hacer frente a los complejos requerimientos que el desarrollo de dichas tareas precisa dentro de la sociedad actual. Su propósito es, así pues, ofrecer a los mismos herramientas que les permitan formarse como operadores jurídicos cualificados, dotados de las habilidades que les permitan resolver los problemas que el Derecho del Trabajo y la Seguridad Social plantea en la actualidad, tanto en su dimensión aplicativa como analítica y crítica.

Los perfiles profesionales a los que pueden ser aplicados los conocimientos adquiridos a través de este Máster son, en función de ello, amplios y variados. Entre ellos se cuenta, naturalmente, el desarrollo de actividades docentes e investigadoras de alto nivel en Universidades, tanto públicas como privadas. Pero también el asesoramiento y la defensa jurídica de empresas, trabajadores, organizaciones sindicales y empresariales, así como la gestión de asuntos laborales, la mediación e intervención en el mercado de trabajo y el desarrollo de políticas laborales y de protección social.